Tierra de Montañas y Glaciares: Los Canales Fueguinos

Parte del diario de viaje Patagonia 2012


Levantamos ancla, dimos aviso de zarpe al control y salimos a cruzar la Bahía Nassau que estaba aún más planchada que el día anterior. Los delfines hicieron su visita diaria así como lobos marinos, pingüinos, petreles de varios tipos y albatros. Nuestro destino era nuevamente Puerto Williams, en la Isla Navarino.

Caleta Lenox
Caleta Lenox
Bahia Nassau
Bahia Nassau
Delfines, curiosos y jugetones
Delfines, curiosos y jugetones

Luego de una breve segunda noche en Puerto Williams, con algunos víveres repuestos partimos al otro gran atractivo del viaje: los canales Fueguinos al pié de la Cordillera Darwin. El dios Eólo seguía sin aparecer y la navegación por el Beagle fue muy tranquila, algo de viento de popa en algunas partes pero casi todo a motor a una velocidad de entre 4 y 6 nudos. Costeamos una isleta repleta de pingüinos y tomamos sol cual lagartos ya que estuvo despejado gran parte del día. Igual, como esto es Patagonia, también llovió e hizo bastante frío de a ratos. La vista nos llenaba el ojo, el día despejado, el agua calma y la Ushuaia en la falda de la cordillera sin saber si le pertenece al mar o a la montaña. El Monte Olivia siempre vigilando sobre todo, mostrando sus cambiantes colores de acuerdo a las nubes pasajeras.

Lagarteando sobre el beagle
Lagarteando sobre el beagle

Tierra de montañas

Hacia el sur de las Torres del Paine, la cadena montañosa de los Andes se esconde momentáneamente y vuelve a emerger como Cordillera Darwin en Tierra del Fuego. A pesar de que Wikipedia diga que está ubicada enteramente en Chile, esta cadena montañosa sigue por tierras fueguinas Chilenas y Argentinas hasta sumergirse en el Atlántico Sur, luego de la Isla de Los Estados. En realidad tampoco termina ahí ya que en verdad sigue como una cadena submarina que hace un semicírculo para volver a emerger, esta vez sí por última vez, en la península Antártica.

En partes está cubierta por un campo de hielo que desborda en decenas de glaciares de todo tipo y color. Cada uno es radicalmente diferente al anterior: algunos llegan hasta el canal, otros deciden quedarse en las alturas. Algunos deciden mostrar su potencia con grandes cascadas y otros las cubren con una capa de hielo, unos son de un azul tan intenso como el cielo, otros más claros, otros grises por el sedimento que arrastran y así todas las combinaciones posibles. Esa era la razón principal por la cual nos encontrábamos en ese rincón tan alejado e inaccesible, la inmensidad de los hielos eternos (lo de eternos está por verse…)

NP_Patagonia2012-235
Uno de los tantos faros/balizas del Canal de Beagle

Hacia el Parque Nacional Alberto De Agostini

Seguimos rumbo Oeste, dejamos la linda ciudad argentina a estribor (“a la derecha”, en lengua de cualquier hijo de vecino) y nos adentramos en el Parque Nacional Alberto De Agostini, perteneciente a Chile. A unos 40 km al oeste de Ushuaia, la punta de la Isla Gordon divide el canal de Beagle en dos (incluso es llamada “Punta Divide”), un brazo sur que se abre hacia el Pacífico unos 50 km más adelante y el brazo norte que permite continuar por el canal medianamente protegido por unos 100-150 km más antes de también salir al duro océano. “La Pinta” tomó el brazo norte a los pies de la cordillera con destino a Caleta Olla, muy buena para la mayoría de los días ya que protege contra el viejo oeste, predominante en esta zona.

NP_Patagonia2012-238
Vistas de la Cordillera Darwin

La maniobra de fondeo en Caleta Olla fue un poco más complicada que en los días anteriores ya que nuestro velero debía quedar amarrado en 3 puntos; el ancla extendido desde la proa hacia el oeste y dos cabos a tierra hacia el este. Esto requería bajar el ancla rápidamente y al mismo tiempo orientar el barco correctamente, tarea a veces difícil debido al viento. Una vez que el ancla haya agarrado, rápidamente se debe apagar el motor del barco y saltar al Dinghy (gomón) para llevar los cabos a tierra. Debido a que solo había dos personas a bordo con buenas capacidades náuticas (grupo al que Rafita no pertenecía), tuvimos que repetir una segunda vez la maniobra para asegurar un buen anclaje.

La Pinta en Caleta Olla
La Pinta en Caleta Olla
Cabos Viejos en Caleta Olla
Cabos Viejos en Caleta Olla
En las orillas del Beagle
En las orillas del Beagle

Glaciares en los rincones del mundo

A una corta caminata de distancia de Caleta Olla se encuentra el Glaciar Holanda por lo que nos subimos al Dinghy y rumbeamos hacia la playa. Luego de seguir una señalización en una piedra nos metimos de lleno en un turbal para comenzar a subir gradualmente. Enseguida divisamos al imponente glaciar a nuestra izquierda y si acaso nos aburríamos (imposible) teníamos también todo el magnífico canal a nuestra derecha. Luego de varios caminos fallidos finalmente llegamos al borde del lago en el que desemboca glaciar. Un espectáculo: el hielo crujiendo en la distancia, mini icebergs flotando por el gélido lago y una linda charla con los colegas viajeros.

Glaciar Holanda
Glaciar Holanda
Glaciar Holanda
Glaciar Holanda
Tronco abatido por un castor, un grave problema de la zona
Tronco abatido por un castor, un grave problema de la zona

Parte 21 // Seno Pía, el lugar más impresionante que ví en mi vida >>

<< Parte 19 // Hacia el Cabo de Hornos

Hola!